miércoles, 29 de junio de 2011

LA EVOLUCIÓN DEL CINE DESDE SUS INICIOS A LA ACTUALIDAD. Por Alfonso Fontán. Fotografías: Joaquín Muñoz.




INTRODUCCIÓN:

El cine, tal y como lo conocemos en la actualidad, ha sufrido muchos cambios desde sus inicios, a finales del siglo XIX, hasta la actualidad. Todos esos cambios, que trataremos después con más detenimiento, llevan consigo, de forma intrínseca, la toma de decisiones, las cuales, pueden cambiar (y de hecho así lo hicieron) el curso de la historia de la industria del cine. Pues bien, una de las decisiones más importantes que se tomaron, y que ha condicionado toda la industria cinematográfica desde entonces, ha sido la de adoptar el 35mm como formato estándar para la proyección de películas a nivel profesional. Éste va a ser el tema  de éste reportaje.
A partir de aquí nos introduciremos un poco en la historia del cine. En su creación, su desarrollo, su difusión, la repercusión que tuvo en España, tanto a nivel industrial como social, y las últimas actualizaciones técnicas. También intentaremos analizar hacia dónde se dirige la industria y cuál puede ser el futuro del séptimo arte, en cuanto a la proyección se refiere
LOS INICIOS:

Lo primero que me gustaría explicar, es que el cine, no es más que imágenes en movimiento. Parece una obviedad, pero lo que quiero decir es que, a nivel profesional es fotografía en estado puro. Todos los pioneros de la industria cinematográfica eran grandes fotógrafos, que sabían que una serie de imágenes correlativas, pasadas a una velocidad concreta, daban “vida” a los personajes retratados en ellas. Ya sólo faltaba poder proyectar las imágenes en una pantalla  y ahí, comienza la historia del cine. Entre 1890 y 1895, hay un boom de patentes de máquinas que permiten dar movimiento a las “fotografías”. Personajes como Max y Emil Skladanowski, el archiconocido Thomas Alba Edison o los hermanos Lumière son los pioneros de la gran industria cinematográfica.
Aunque Edison ya proyectaba con su kinetoscopio en 1893, el cinematógrafo no consiguió su fama mundial hasta el 28 de diciembre de 1895 en ‘París, fecha en la que los hermanos Lumiére organizaron su primera proyección pública y multitudinaria, ya que hasta entonces sólo se hacían de manera privada. Aquel día, un grupo privilegiado de personas pudo disfrutar de las primeras imágenes en movimiento La llegada del tren a la estación. Los espectadores se quedaron boquiabiertos, incluso alguno se levantó de su butaca pensando que el tren les arrollaría .Fue a partir de esta fecha, cuando los hermanos Lumiére se llevan su invento de gira por las principales ciudades europeas.
No sería hasta el 15 de mayo de 1896 cuando se presentara en Madrid el maravilloso invento, el cual caló entre la gente con fervor, tanto es así, que desde aquel día, las proyecciones fueron continuadas y surgió una gran demanda de títulos.
Esta demanda  hizo que los emprendedores españoles de la época se pusieran manos a la obra para dar un primer título de “fabricación” totalmente española. En este aspecto caben destacar las imágenes de El entierro del general Sánchez Bregua (1897),  tomadas por un fotógrafo francés pero de residencia española llamado José Seller.
Merece la pena mencionar otros títulos tales como Salida de los obreros de la fábrica España industrial ( 1897)  de Fructuoso Gelabert o Salida de misa de doce del Pilar de Zaragoza de Eduardo Gimeno y su hijo. Todas estas cintas corresponden a una temática de actualidad, es decir, acciones cotidianas de gente normal. Hay que tener en cuenta que los recursos eran escasos y grabar a personas de la calle realizando tareas habituales era lo más económico. Hay que decir que esta temática cansó rápido al público, y los empresarios tuvieron que recurrir a material que provenía de otros fondos como el francés o el italiano hasta que se pudo disponer de material propio.
Muy probablemente debido a su cercanía con Francia, Barcelona se impuso como el motor que propulsaba la industria cinematográfica de España, ya que produjo gran cantidad de imágenes de actualidad y reportajes para abastecer al ávido público español, anhelante de nuevos títulos. También se impulsó la creación de películas de ficción, y la primera española fue Riña en un café (1897) de Fructuoso Gelabert.
EVOLUCIONES TÉCNICAS:

Al principio de éste reportaje hablaba sobre los cambios y las decisiones, pues bien, aunque el cine ha cambiado mucho, son pocos los avances significativos que se han producido. Trataremos sobre todo el cambio en los formatos. Ha habido muchísimos formatos de proyección. Desde los 13 a los 75mm. Dependiendo de la temática de la “cinta”, eran mejores unos u otros. Por ejemplo, para películas épicas el 75mm era espectacular. También cabe destacar la proyección en cinerama (con tres proyectores y tres cámaras) para las superproducciones norteamericanas. Pero fue el 35mm el que se impuso sobre los demás, y en gran parte fue por un tema básicamente económico, es decir,  era mucho más barato  revelar en 35mm que en 75mm y la calidad fotográfica de la imagen era bastante aceptable. En la actualidad se sigue utilizando el 35mm para proyectar. El nombre se lo da precisamente el ancho de la cinta, en este caso 35mm de ancho, y cuatro perforaciones por cada fotograma.





 Una de las evoluciones más importantes fue el sonido. Cuando se introdujo el sonido se adaptó la velocidad de proyección  a 24 fotogramas por segundo, aunque en la actualidad se mete un fotograma más, es decir 25. El sonido (en los proyectores tradicionales) va impreso en la película, en forma de una banda azul, que recorre los 2 kilómetros de celuloide. Siempre se ha pensado que la primera película sonora fue El cantor de jazz (1927), sin embargo, se descubrió una cinta protagonizada por Concha Piquer en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, de 11 minutos de duración, en la que se ve y  sobre todo se escucha a la artista interpretando distintas canciones.


Otro de los mayores avances del séptimo arte es el color. En 1909 ya se proyectó la primera película en color, con un sistema conocido como cinemacolor, que consistía en la mezcla de verde y rojo. Más tarde, en 1935, se estrenó el primer largometraje en color, La feria de la vanidad, utilizando la técnica technicolor tricromático, mezclando azul, verde y rojo.

En la actualidad todo se ha modernizado dando paso a la imagen y el sonido digital. Ahora mismo se está produciendo una revolución en la proyección con la llegada del cine digital y el 3D. En cuanto al sonido, el DTS o sonido digital está muy extendido desde 5.1 a 7.1 o 12.1.



EL FUTURO DE LA INDUSTRIA:

En las épocas que corren, toda la industria del cine se ha decantado por el formato de proyección digital. La principal razón no es la calidad de la imagen, que probablemente no sea mejor que el 35mm, si no por el ahorro económico que supone no tener que revelar miles de copias en costosos talleres de revelado, no tener que almacenar kilómetros de película y no tener que distribuir las “cintas”. Lo que la industria anda buscando es mandar un “pincho” con la película y que el exhibidor la descargue en un ordenador y la proyecte. Esto supone un ahorro muy importante para las productoras, aunque me imagino que ese dinero irá a parar a sus bolsillos y no a realizar películas que ahora se rechazan por presupuesto o a apoyar a jóvenes talentos con grandes  ideas. Por otra parte, esta revolución obliga a los exhibidores a realizar una gran inversión económica, ya que cada proyector digital supone alrededor de uno 100.000 euros de gasto medio, y a esto hay que sumarle el cambio de pantalla. Toda esta inversión repercute seriamente el consumidor, ya que ni un solo euro del que se ahorran las productoras va a ir para ayudar al cambio tecnológico, lo que quiere decir que como siempre……nos tocará (o ya nos está tocando) pagar cada día más por una entrada de cine. Con todo esto, lo único que se consigue es que los consumidores, entre los que me incluyo recurramos  a Internet para consumir un cine que de media, en una sala, ya viene costando 8 eurazos. Yo espero que las productoras reflexionen sobre la capacidad de exhibición que posee Internet y dediquen parte de sus multimillonarios ingresos a darnos cine de calidad en la red a un precio asequible para todos los bolsillos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada